| About IIPA | News | Copyright and Trade Issues | Country Reports | Sitemap | Home |

Cartagena, Colombia Globalización-Tecnología

Marzo, 18-21 de 1996 Comité 1, Seminario A:

 Estrategia Comercial-Definición de Obstáculos

Ponencia de IIPA Fomento de la protección, la aplicación de las leyes pertinentes y el acceso al mercado en las Américas de los productos con derechos de autor reservados

Un alto nivel de protección de los derechos de propiedad intelectual y el cumplimiento de las leyes pertinentes son elementos críticos para el crecimiento de las industrias relacionadas con la cultura, el entretenimiento y la alta tecnología en cada país del hemisferio, independientemente de su nivel de desarrollo. A medida que avanzamos hacia la Era de la Información, las industrias que dependen de tal protección tienen el potencial de crecer más rápidamente que otras industrias nacionales. Para fomentar tal crecimiento hay que estimular y salvaguardar la inversión en esos sectores. Con este fin, cada nación del hemisferio debe prepararse para convertirse en parte de la "Supercarretera de la Información" eliminando las barreras comerciales y protegiendo el contenido que navegará en esta supercarretera.

La Alianza Internacional de la Propiedad Intelectual (IIPA por sus siglas en inglés) tiene el convencimiento de que las tres acciones enumeradas abajo son esenciales para fomentar el crecimiento económico e incrementar el volumen del comercio y de la inversión entre los estados miembros del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA de ahora en adelante). Apelamos a nuestros colegas tanto del sector privado como de los gobiernos nacionales de todo el hemisferio para que nos apoyen en el siguiente plan de acción:

Hacer Cumplir las leyes existentes de derechos de autor

A juicio de la IIPA, el problema más inmediato en las Américas es el fracaso en cuanto a lograr que las leyes vigentes de derechos de autor se cumplan con cabalidad. Los altos niveles de piratería de películas, programas de televisión y videocasetes caseros, música, fonogramas y discos compactos, libros de texto, libros comerciales, publicaciones de referencia y profesionales, así como revistas, computadoras y software empleado en el ámbito comercial, del entretenimiento y en la multimedia, en todas sus manifestaciones, roban a los creadores nacionales, detienen el desarrollo cultural y tecnológica al tiempo que retardan la modernización económica. La piratería sólo puede combatirse haciendo cumplir las leyes de manera eficaz.

La observancia imperfecta de los derechos del autor de deriva de múltiples causas posibles, entre las cuales cabe citar las leyes de derechos de autor y leyes penales inadecuadas, la falta de compromiso de las autoridades policiales, los trámites judiciales ineficaces, o la falta de un compromiso político de parte de los principales funcionarios del gobierno para encarar el problema de la piratería. La piratería inflige graves daños a las economías nacionales. Las obras extranjeras plagiadas menoscaban la creatividad nacional. Los productos extranjeros pirateados de fabricación barata compiten de manera desleal con los productos nacionales, haciendo virtualmente imposible que los autores nacionales, editores y productores puedan ganarse su sustento o reciban un rendimiento justo por sus inversiones. Normalmente las obras nacionales son las primeras en ser pirateadas privando a los autores, compositores de canciones, programadores, editores y productores nacionales de la habilidad de ganarse la vida graci a su creatividad y usurpando a los gobiernos las recaudaciones tributarias que los piratas muy raramente pagan.

La piratería de los derechos de autor es una barrera comercial que, en la mayoría de los casos, puede corregirse en un período de tiempo relativamente corto con un claro compromiso de las autoridades políticas responsables y de las autoridades que vigilan el cumplimiento de las leyes por el que se comprometen a actuar inmediatamente contra los principales piratas comerciales y a imponer multas disuasorias a tales infractores. La IIPA sostiene que las obligaciones acerca de hacer cumplir las leyes incluidas en la Parte III del Acuerdo de TRIPS constituyen un buen cimiento sobre el cual se pueden desarrollar los procedimientos civiles, administrativos y penales y los remedios necesarios que servirán de base para asegurar el cumplimiento efectivo de la ley en contra de la piratería de los derechos de autor. Los gobiernos también deberían actuar para proscribir la distribución de dispositivos diseñados con la finalidad de burlar las medidas de seguridad creadas para proteger a los tenedores de derechos de aut en contra el acceso no autorizado o la reproducción, la modificación y distribución de las obras de su creación sin su autorización. Además, los gobiernos de todo el hemisferio deberían considerar como prioridad fundamental la educación y capacitación de los jueces, fiscales, policía y otros expertos en la protección de los derechos de la propiedad intelectual y en el cumplimiento de las leyes vinculadas con estos derechos.

En virtud del propio interés nacional, cada país debería conformar a la brevedad posible su importante legislación nacional sobre los derechos de autor (incluida la observancia de los mismos) al acuerdo TRIPS. Ello aceleraría la inversión nacional y extranjera, intensificaría el crecimiento económico nacional y cultural y, lo que es mas importante estos países vendrían a ocupar un lugar en la Revolución de la Información que está en camino y en la que el material protegido se enviará a todo mundo de manera instantánea por medio de redes avanzadas, como la Internet.

Construir la Infraestructura Hemisférica de la Información

La construcción de una infraestructura de información que cubra todo el hemisferio debe constituir un componente principal del ALCA (Area de Libre Comercio de las Américas) para el siglo veintiuno. Es imperativo que se garanticen altos niveles de protección para obras valiosas y grabaciones digitales en la "Supercarretera de la información. La reforma de los derechos de autor promueve el desarrollo tecnológico y cultural, como también la inversión nacional y el empleo. En las Américas se están desplegando numerosos esfuerzos en pro de la reforma. Así, por ejemplo, en países tales como Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Honduras, México, Panamá, los Estados Unidos y Venezuela se han introducido enmiendas al código de leyes actual que rige los derechos de autor o se han aprobado leyes completamente nuevas en los últimos años. Por otra parte, nueva legislación está pendiente o se encuentra en proceso de elaboración en muchos otros países del hemisferio. Si bien estos progresos son ables, cabe notar que sería necesario introducir leyes más refinadas para poder hacer frente a los futuros desafíos que representan los nuevos sistemas de distribución tecnológica.

El potencial de inversión y de oportunidades de negocios para el desarrollo de la HII (siglas en inglés de: Infraestructura Hemisférica de la Información) es alto. Pero éste no se materializará si en las redes avanzadas de la infraestructura hemisférica de la información no se cuenta con una protección adecuada de los derechos de autor. Sin dicha protección, los titulares de los derechos simplemente no pondrán sus obras en la red a disposición del público. La protección adecuada del contenido en los entornos digitales exige la adopción de medidas técnicas para controlar los usos no autorizados. Como resultado lógico, en caso de que la HII no tenga un contenido valioso, la inversión masiva indispensable para construir la infraestructura no se materializará.

En efecto, un grupo regional de países en Latinoamérica y en el Caribe, (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela) hicieron recientemente una propuesta para mejorar el nivel de la protección de los derechos reservados y la aplicación de los mismos en las actas de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) considerando la adición de un protocolo al la Convenio de Berna y la elaboración eventual de un nuevo instrumento para la Protección de los Derechos de los Intérpretes y Productores de Fonogramas. La IIPA acogería favorablemente la inclusión de las opiniones de este grupo de países latinos en el plan de acción del nuevo grupo de trabajo del ALCA sobre la protección de los derechos de la propiedad intelectual. En base al consenso que parece existir en seno de la OMPI por lo que se refiere a la necesidad de, y el fondo de, la protección de los derechos de autor y la aplicaón de éstos en todo el hemisferio, la IIPA es de la opinión de que el programa del grupo de trabajo del ALCA para la protección de los derechos de la propiedad intelectual podría avanzar más rápidamente si se toma este documento como una pauta de referencia para su acción.

Facilitar el acceso al mercado de los bienes y servicios con derechos de autor reservados

Además de mejorar la aplicación de los derechos de autor existentes y promover el desarrollo de la infraestructura hemisférica de la información, los gobiernos deberían garantizar asimismo el acceso indiscriminado a todos los mercados de los servicios informativos y de entretenimiento. Esto se puede lograr reduciendo las barreras arancelarias y no arancelarias y las demás medidas que afectan la libre circulación de los bienes y servicios relacionados con la información, educación, y el entretenimiento. Así, esas barreras pueden incluir prácticas aduaneras de evaluación, contingentes, medidas reguladoras, gravámenes discriminatorios, procedimientos de certificación y restricciones aplicables tanto al contenido como a los aspectos tecnológicos afectando a las industrias con derechos de autor.

Conclusión

Es del interés de cada nación del hemisferio el promover el desarrollo económico de las industrias nacionales que se dedican a la fabricación de productos con derechos de autor. Esto no sólo producirá ingresos y empleo, sino que además estimulará la inversión extranjera y nacional en este sector en rápido crecimiento.

La IIPA desearía recomendar a los Ministros de Comercio que hagan una declaración pública en Cartagena manifestando que se comprometen a hacer cumplir de manera más eficaz en sus países las leyes relativas a los derechos de autor contra la piratería (tal labor incluiría la capacitación sobre el cumplimiento judicial y de la ley) y que van a facilitar a los servicios relacionados con la información y el entretenimiento un acceso indiscriminado al mercado. Tal declaración ayudaría a que exista una mayor sensibilización del público en cuanto a la necesidad de proteger a los autores, editores y productores contra el robo de los materiales de su creación. Además, con dicha declaración se estaría apoyando la labor del nuevo grupo de trabajo para la protección de los derechos de la propiedad intelectual y se enviaría un serio mensaje político a todos los países del continente americano de que la protección de los derechos de autor es un tema comercial importante sobre el cual los Ministros esperan una acción conceada en todos los mercados.

Por último, la IIPA y sus miembros aguardan con interés conocer personalmente a, y colaborar con, nuestros colegas que trabajan en la esfera de los derechos de autor con ocasión de la Cumbre de los Derechos de Propiedad Intelectual que se celebrará del 14 al 18 de julio en Los Angeles, evento patrocinado por la Oficina de Patentes y de Marcas Registradas de los Estados Unidos y por el Departamento de Comercio Norteamericano. Esta Cumbre nos brindará una buena oportunidad para que miembros clave del personal directivo procedente de todas las Américas continúe trabajando coordinadamente a fin de garantizar a los derechos de la propiedad intelectual un alto nivel de protección y lograr su cumplimiento.

****

La IIPA representa a más de 1.300 compañías norteamericanas que producen y distribuyen materiales protegidos por las leyes de derechos de autor en todo el mundo: todo tipo de software de computación incluidos el software comercial y el software de entretenimiento (tales como los CDs de videojuegos y cartuchos, los CDs de las computadoras personales y los productos de multimedia); películas, programas de televisión y videocasetes caseros; música, discos, CDs y fonogramas; y libros de texto, libros de comercio, publicaciones de referencia y profesionales y revistas (tanto en medios electrónicos como impresos).